domingo, 7 de marzo de 2021

El e-commerce de "El Corte Inglés" a través de su aplicación.


Como he reseñado en alguna entrada anterior, mi sensación era que El corte inglés se estaba quedando atrás, o muy atrás, en lo que a canales de venta digitales se refiere. Mi opinión estaba sustentada en una mala experiencia de compra vía web por un lado y en una reflexión acerca de la falta de estrategia omnicanal por otro, a raíz esta última de una conversación con una dependienta. En resumen, era muy reacio a volver a comprarles algo online.

Sin embargo, en los últimos tiempos, estaba escuchando anuncios que ponían en valor ciertas funcionalidades de su aplicación: pedir turno en carnicería, compra sin bolsas, pedir cita con asesores (todo ello muy "offline"), lo que me generaba curiosidad por como sería la experiencia de compra además de promocionar su tarifa plana con envío en menos de 2 horas... Menos de 2 horas. Cantos de sirena. Después de haber esperado más de una semana para un pedido, que me fuesen a mandar algo en menos de 2 horas me parecía irreal. Pero el marketing hizo su trabajo y decidí jugármela. Me dí de alta en el servicio de tarifa plana de envíos (1 mes de prueba gratuito) e hice un pedido. Un par de camisas.

Pues he decir que a fecha de hoy, mi percepción ha cambiado radicalmente. Tenía un tiempo muerto de 10 minutos. Busqué lo que quería en la aplicación, hice el pedido y a esperar. Un inciso. A nivel experiencia de usuario, la aplicación está bastante lograda, aunque todavía tienen áreas de mejora en cuanto a motor de búsqueda se refiere por ejemplo. Pero la experiencia fue bastante satisfactoria. Gracias también a los mails de seguimiento que me mandaron que me permitieron conocer el estado del pedido en todo momento. El caso es que 50 minutos después, llamaban al telefonillo y me subían un paquete. Perplejo, abro la puerta y... un paquete de "El corte inglés". 50 minutos. De verdad que no me lo podía creer. Pero ahí estaba. Y con lo que había pedido. Excelente (como diría el señor Burns). Es verdad que vivo a 1 km de uno de los centros ECI más grandes, y que el pedido era bastante normal (2 camisas de una talla estándar y de colores estándar). Pero eso no quita para que la respuesta por parte de la empresa haya sido fabulosa.

Y ahora la reflexión. La verdad es que que esta empresa, a la que tengo mucho aprecio, haya dado ese salto cualitativo en cuanto a ecommerce se refiere, me parece una excelente noticia. 

Primero por la propia empresa en sí. Unos grandes almacenes cuyo origen no es Silicon Valley pero la calle Preciados de Madrid y que durante años han sido referente en su sector. Segundo por la necesidad imperiosa que tenían de acercarse a nuevos clientes que demandan una forma de consumo y de compra diferente. Y tercero y no menos importante, para poder hacer frente a Amazon y Aliexpress. Al final, que haya varias empresas compitiendo a ese nivel y con ese tamaña redunda sin duda alguna en beneficio de los consumidores. Ahora falta que sigan desarrollando su estrategia, que pongan foco especial en la omnicanalidad y que utilicen su enorme base de datos para, haciendo uso del "big data", ofrezcan lo que cada uno de nosotros de forma individual podamos demandar. Pero de verdad, bravo por ellos.  

Javier