domingo, 26 de abril de 2020

El impacto del coronavirus en el sector de la hostelería

Contaba en una publicación anterior, que el coronavirus iba a ser un elemento disruptor que tendría como consecuencia muchos cambios a nivel social, económico, de relaciones... Hoy me gustaría analizar y compartir con vosotros unas reflexiones sobre lo que creo que puede suponer este impacto en el sector de la hostelería. 

Los que me conocéis, sabéis que he desarrollado mi carrera profesional principalmente en empresas de espirituosas y cerveza, además de haber montado un e-commerce de bebidas, por lo que al sector de la hostelería le tengo un cariño especial. Cuando me refiero al sector de la hostelería, englobo desde fabricantes y propietarios de marcas (Osborne, Diageo, Maxxium, Pernod...) como a bares, restaurantes, hoteles, pasando por mayoristas y distribuidores.

Para poner en contexto, antes de lanzarme con la reflexión, os comparto unos números. En España hay actualmente unos 240.000 -250.000 locales de hostelería. Para poder atender a dichos locales, existe una extensa red de distribuidores y subdistribuidores que, junto a los cash and carry,  permiten surtir de producto a todos esos locales. 

Como decía al principio, esta pandemia va a actuar como elemento disruptor, y, entre otras cosas, va a modificar nuestros hábitos sociales. España es un país de calle y de socializar, pero ante una grave crisis sanitaria, posiblemente nuestra forma de interactuar entre nosotros cambie. Y el impacto en la hostelería será brutal. Salía una noticia (pincha aquí para leerla) hace unos días que adelantaba que posiblemente 40.000 bares no sobrevivan a la crisis y tengan que cerrar. Y para los que queden, se habla de distancia social, mamparas... 

Ante esta situación, a los propietarios nos les va a quedar más remedio que reinventarse, si quieren sobrevivir. Evidentemente, no es la misma situación la que vive un restaurante de 100€ el cubierto, que un bar de copas. O una cafetería en el centro de Madrid que el bar de Cañicosa (Matabuena, Segovia). Cada negocio tendrá que adaptarse a las nuevas circunstancias y a su nuevo contexto.

¿Y cual veo que es la fórmula para conseguir reinventarse? Está en el saber popular. Si Mahoma no va a la montaña, la montaña tendrá que ir a Mahoma. Hay que cambiar el paradigma del cliente que se acerca al local de hostelería por el del local de hostelería que se tiene que acercar al cliente. Y para intentar explicar mi punto de vista sobre la situación actual y hacia dónde creo que debería ir, voy a utilizar el "Business model canvas" (para los que no sabéis en qué consiste este modelo, pinchad en el nombre y os dirigirá a la web de la wikipedia).

viernes, 24 de abril de 2020

La regulación del precio de las mascarillas

Buenos días,

Mucho se está hablando estos dos últimos días de la controvertida regulación del precio de las mascarillas.

Sin entrar a valorar el asunto desde un punto de vista político, si me gustaría hacer una reflexión sobre porque pienso que no es la idea más acertada, desde un punto de vista económico.

Lo voy a plantear como una concatenación de sucesos, estableciendo de primeras unos valores de partida (estimados), simplificando al máximo y suponiendo que las mascarillas se venden sólo en farmacias.

PVP mascarilla (en situación normal de libre mercado); 2,54€ (con IVA)
Coste mascarilla (proveedor): 1,5€
Otros costes (alquiler, empleados, suministros...) por mascarilla: 0,3€
Margen que pone el farmacéutico: 0,3€ (14,28%)
Impuestos (21% IVA): 0,44€
Precio regulado de mascarilla: 0,95€ (con IVA)

¿Qué pasa si el farmacéutico tiene que vender la mascarilla a 0,95€? Es fácil. No sólo no gana sino que pierde dinero, ya que 0,95€ (0,78€ sin IVA) < 1,5€ + 0,3€ ¿Y cuál es entonces la concatenación de sucesos, teniendo en cuenta este punto de partida?

martes, 21 de abril de 2020

El coronavirus como elemento disruptor

Buenos días,

Muchas vueltas he dado para escribir este artículo. Llevo pensando desde hace semanas como enfocarlo, y en todo este tiempo, el enfoque ha evolucionado.

Es inevitable en estos días, y mucho me temo que semanas y meses, hablar del dichoso Covid19, más conocido como coronavirus. No soy médico, ni sé de epidemias, ni matemático, por lo que cualquier tipo de análisis en ese aspecto se lo dejo a los expertos, aunque indudablemente tengo mi opinión al respecto, al igual que llevo un seleccionador nacional de fútbol dentro de mi.

Pero lo que si soy es una persona que reflexiona sobre el entorno y el mundo que me ha tocado vivir. A veces mis reflexiones son correctas y coherentes, y las más me equivoco, pero eso no me impide seguir observando y pensando.

Durante la Segunda Guerra Mundial, por poner un ejemplo de catástrofe humanitaria, surgieron avances en muy poco tiempo, que han tenido un impacto muy relevante en la humanidad: el radar, la energía nuclear, la penicilina, el motor a reacción, la cohetería... En momentos de crisis, el ser humano es capaz de inventar y desarrollar más rápidamente, en cualquier campo, cualquier tipo de idea para ganar una ventaja competitiva frente al enemigo.

Por otra parte, como gran admirador de lo Simpsons que soy, nunca se me olvidará esa escena de un capítulo en el que Lisa dice algo así como: "Papá, sabes que los chinos usan la misma palabra para definir crisis y para definir oportunidad", y Homer, el gran Homer suelta un "mmmm, claro, CRISISTUNIDAD". He usado Google translator para averiguar si esto es cierto, pero no me ha quedado nada claro. Pero por otro lado, he buscado en Google y he encontrado esto (copiado y pegado de este enlace):

Se dice que en China emplean, para representar “crísis” un ideograma mezcla entre el de peligro y el de oportunidad (la palabra “crisis” (危机, weiji, se compone de dos ideogramas: Wēi (危) que se traduce como “peligro” y Jī (simplificado: 机, tradicional: 機) que, entre varias acepciones (como por ejemplo máquina o avión), se puede traducir como “oportunidad”.